Mis 12 consejos para aprobar el examen PMP

Hace un tiempo obtuve la certificación PMP y quiero compartir algunos consejos fruto de mi experiencia, tanto en el proceso de estudio como en el propio examen:

    1. Hazte miembro del PMI. Tendrás acceso a revistas, artículos, foros, las guías, multitud de webinars, etc. El descuento en la matrícula del examen compensa el pago de la cuota anual. También podrás inscribirte en un capítulo (asociaciones locales de miembros del PMI, cuota anual de $30), accediendo a más recursos, actividades y profesionales; yo soy miembro del PMI Valencia Chapter.
    2. Estudia en inglés. Si tienes buen nivel, es recomendable porque hay muchos más recursos (tests, libros, foros, cursos…). Además, estudiar en un solo idioma ayuda a evitar confusiones con las traducciones y la nomenclatura. Es conveniente aprender la materia en un solo idioma, y luego revisar las traducciones si es necesario.
    3. Relaciona la materia con tu experiencia. Conforme avances el estudio irás relacionando los procesos del PMBOK con los que has implementado alguna vez en tu trabajo. Estas asociaciones ayudan a retener la información y a profundizar en la guía con visión crítica. Tu experiencia laboral te ayudará a responder preguntas difíciles aplicando tres criterios básicos: código de ética, sentido común y mayor beneficio para el proyecto.
    4. Reflexiona sobre las entradas, salidas y herramientas. Leerlas sin más no ayuda e intentar memorizarlas es un disparate: ¡son muchas! En lugar de eso, a la hora de estudiar (y ante preguntas directas en el examen) pregúntate siempre: ¿qué información necesitaría para desarrollar este proceso? ¿Qué herramientas podría utilizar? ¿Qué resultado obtendría?
    5. Analiza bien las fórmulas. La mayoría de las fórmulas son de Earned Value Management, aunque hay alguna en otros capítulos, como el de contratación. Casi todo el mundo recomienda memorizar todas y cada una de las fórmulas, pero mi consejo es simplemente entenderlas, razonarlas y, muy importante, ser capaz de deducirlas. Es un objetivo asequible, garantiza que entiendes completamente la materia y te sacará de un apuro si la memoria falla.
    6. Deja la parte de integración para el final. Aunque este capítulo aparece al principio de la guía, en mi opinión es conveniente estudiarla en último lugar, una vez que se conocen todos los procesos y se han trabajado todas las áreas de conocimiento. Este consejo se lo debo a Ángel L. Pérez, PMP.
    7. Consigue material de apoyo. Recomiendo PMP Exam Prep, un libro que contiene información ampliada, ejemplos y consejos para el examen, y que además hace mucho más ameno el estudio (PMBOK es esquemático y aburrido).
    8. Haz muchos tests hasta superar tu nota mínima. Es fundamental, cuantos más hagas mejor. No sabrás realmente el nivel que tienes hasta que te enfrentes a varios tests y obtengas regularmente un resultado por encima de una nota mínima razonable. En mi caso, me impuse un objetivo de 80% de respuestas acertadas.
    9. Escoge bien el simulador de tests. Algunos simuladores permiten realizar tests de muchos tipos (por grupos de procesos, áreas de conocimiento, nivel de dificultad, número de preguntas, etc.), permitiendo mejorar aquellas parcelas de la dirección de proyectos en las que obtengamos peores resultados, o adaptar el test al tiempo que tengamos. Llega un momento en que no compensa seguir realizando tests con el mismo simulador, ya que aparecen bastantes preguntas repetidas; por tanto, una base de datos con pocas preguntas nos será poco útil. Yo utilicé PM FASTrack PMP Exam Simulation Software, y un par de veces SimpliLearn.
    10. Haz varios ensayos generales y establece criterios de rendimiento. El examen tiene 200 preguntas y puede durar 4 horas, de modo que la fatiga o la falta de concentración pueden sorprenderte. Si puedes, haz varios tests de 200 preguntas antes del examen, controlando el tiempo. Te recomiendo establecer un umbral de rendimiento y vigilar las desviaciones. El mío fue de 1 minuto por pregunta, bastante estricto.
    11. Ponte la presión que necesites. La presión me gusta, rindo bien. Comenté mi intención de preparar el examen en mi entorno personal y laboral, y animé a algún amigo a presentarse, aprobando antes que yo. En mi caso, hacerlo público contribuyó a mantener el punto de presión necesario. Mucha gente sólo desvela sus proyectos cuando tienen el éxito garantizado. Éste es un aspecto a valorar por cada cual.
    12. Estudia en serio. El examen es como un proyecto, se suele decir… Planifica bien,  actualiza la planificación cada semana, estudia con regularidad y ve cumpliendo objetivos parciales. Ningún consejo es más importante que éste.

    ¡Suerte!